Hoy…

Hoy se cumple un año desde que me convertí en mamá.

Era 24 de septiembre en 2013 a las 8:30 am, cuando entraba cagada de miedo a un pabellón de la Clínica Reñaca. Estaba resfriada y enojada con mi marido, porque según yo, él me había resfriado. Llegaba a mi cesárea programada (cero opción de parto normal por la insulina que me tuve que inyectar) con una guata maravillosamente redonda y gigante. 521698_10200452274324834_42480345_nTan parada que podía sostener una lata de cerveza y caminar con ella arriba sin que se cayera (un experimento que toda madre debiese hacer según yo).

La anestesista era prima de un amigo de la infancia, al que le pedí por teléfono: “Topo, weón. ¡Qué me drogue más de la cuenta, porfa!”. No ví la jeringa de la epidural o raquídea -nunca caché cual fue-. Mi human body se adormecía y nunca sentí una contracción, pero Raimundo se movía tanto que yo ya no podía respirar. Era feliz de feto este cabro chico. Se movía y daba vueltas casi tanto como lo hace ahora, que cumplió un año.

Entran los doctores y yo preguntaba ¡¿DÓNDE CRESTA ESTÁ IGNACIO?! Las enfermeras me decían que mi marido ya venía, que esperara. Una le comentó a la otra que todas las mamás webiaban por lo mismo.

Estaba tan nerviosa que empecé a leer carteles dentro de la sala de operación: zona limpia, zona sucia, silencio. Después comencé a dar vuelta las palabras, pensar en las sub palabras que salían de ellas, tipo Word Challenge, hasta que apareció él… mi marido. Mi enojo por el resfrío y todo el dolor desapareció cuando lo vi disfrazado de cirujano. Un metro ochenta y uno tiritando y mirándome con sus ojos achinados. Mijito rico.

No recuerdo qué vino entremedio, pero cuando sentí llorar a mi hijo pensé: ¡CTM YA ESTÁ ACÁ! Me lo acercaron y lo miré. Era el weón más lindo del mundo. Gigante. Caché que estuviera entero y los doctores me dijeron que era enorme y precioso. Ignacio estaba emocionado y yo -entre medio nerviosa, drogada y negándome a decir algo en ese momento tan importante- le dije al doctor: “Aproveche de hacerme una lipo, porfa. Qué este niñito es muy grande”. Todos rieron.

Luego me llevaron a una sala donde debía esperar recuperar la movilidad de mis piernas. Yo, a lo Beatrix Keedo y aún drogada, intentaba mover inútilmente las piernas durante los primeros minutos, hasta que pude. Me sentí mejor que la Uma Thurman en Kill Bill.

Una vez que me llevaron a Raimundo a mi habitación, vestido con un enterito de animales que le regaló su madrina y mi mejor amiga Paula, lo encontré derechamente gigante para tener horas de vida y ya no tan lindo. Quién diga que una guagua recién nacida es linda, miente. Por amor, pero miente.

Le di leche -calostro- por cinco días. Después el dolor era insoportable y de mis no despreciables pechugas copa D-36, no volvió a salir casi nada de leche.

Probé aparatos manuales y electrónicos. Cremitas, gotitas, mandas, pactos con el diablo.  Finalmente el doctor me tranquilizó diciendo que la opción a mi poco y nada de leche, era el bendito NAN.

Dejé mis tetas en paz, y mi alma también lo estuvo. Me entregué a la mamadera a pesar de todas las críticas de las talibanas de la teta (definición inventada por mi amiga Pía Maturana), que tanto webean y defienden, sin saber que no todas las mujeres somos iguales, y no por eso ellas van a ser superiores.

Estuve con depresión post parto como dos semanas, según yo. Tal vez fue más. Tal vez menos. No quería vivir y no me sentía capaz de cuidar a mi Rai, hasta que llegó una amiga a verme. Después de un par de palabras y un “fuma weona, te va a relajar”, la depre desapareció.

Y si bien no postulo que sea la solución para todas, a mí me sirvió una quemadita. Y en ese minuto caché que no todo era tan terrible. Que por algo el crío ya tenía dos semanas de vida y estaba perfecto.

Los días posteriores fueron menos difíciles cada día, y no porque haya vuelto a fumar marihuana como creen las mamis moralistas, sino porque le hice más caso a mi instinto que a mi entorno. Porque encontré el equilibrio entre resolver problemas con la cabeza y el corazón. Porque fui encontrando en mi camino amigas que compartían muchas de las experiencias y visiones sobre la maternidad. Porque entendí que las “súper madres” no existen y porque no iba a renunciar a ser mujer por ser mamá.

Con Raimundo nació mi inspiración para escribir, mi fuerza para concretar lo que me gusta, y una buena autoestima. Porque este hombrecito es tan pulento, y yo tengo tanta cuea, que quedé con mejor peso que antes de embarazarme. Y aprendí a comer más sano gracias a mi diabetes gestacional que tanta pena me dio durante el embarazo.

Saqué de lo malo cosas buenas. Me di cuenta que mis amigos son una maravilla de tíos, que mi familia es la mejor, que soy fuerte, que sigo siendo la PameArce de siempre, pero con más ojeras y curiosamente con más energía.

Hoy soy feliz. Y nunca he dejado de serlo. Pero hoy no tengo miedo. Hoy confío, hoy tengo la certeza que elegí al mejor padre para mi hijo, hoy escucho al resto y sé quién es honesto y quién no. Hoy valoro mi tiempo, mi espacio. Disfruto más una copa de champaña, prefiero ir al cine que ir a un carrete cualquiera. Hoy dejé de hacer cosas por agradar a gente que no me agrada.

Hoy…Hoy yo sé que Rai cayó en los mejores brazos…los míos.

Te amo cara de pollo. Y cuando aprendas a leer, verás esto y todo lo que he escrito para ti. ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

Anuncios

15 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Felipino dice:

    Pulenta…

  2. Sole dice:

    Pame, te felicito!! Un año de madre no es menor…me emocioné con lo que cuentas porque recuerdo el nacimiento de mis bebes…, “cada mujer pasa como puede este proceso de convertirse en madre: el embarazo, el parto, la lactancia”, lo dijo una escritora y le encuentro toda la razón…Saludos y sigue escribiendooo!!

  3. Felipe dice:

    grande socia…..

  4. Andrea dice:

    Feliz cumple a Rai!!! y feliz cumple a ti Pame como mama…xke puta ke es dficil…pero es lo mas hermoso y maravilloso…sigue asi…xke tu hijo sera tu mayor orgullo…lo veras crecer y ser un hermoso niño gracias a ti…un abrazo enorme…

  5. Jannette dice:

    Muy bello! yo cumpliré 8 años de tango y con 2!! Pero feliz, la gran parte del tiempo, porque los momentos difíciles vuelven.
    Felicidades a ambos!

    Jannette
    30 años

  6. Dani dice:

    Qué emocionante Pame!!! Felicidades de nuevo 🙂

  7. Nora dice:

    amen hermana de chuchadas!

  8. PATTY dice:

    Me pasó algo similar cuando nació mi hija, pero a diferencia de ti, yo no elegí al mejor padre del mundo…pero ese aborto mal hecho me dejó el mejor de los regalos: mi hija Sofia, que al igual que tu Rai es mas feliz que la cresta y re pulenta 😀
    Aprendí que no necesito a nadie más que a ella para que mi mundo esté completo
    TE AMOOOOO PAMEEEE, me encanta tu blog porque me identifican las cosas que te pasan jajajaja
    Muy feliz cumple a Raimundito y feliz cumpleaños para ti, porque cumples un año como mamá
    ¡¡¡¡¡GURUUUUUUUUUUUUU!!!!

  9. Muchas Felicidades para ambos, Pame me alegras y me haces recagarme de risa hasta que ya ni lagrimas me quedan. Tienes razón, debes escucharte y aplicar sentido común en la vida (mandar a la zhazhu a los mentaldiarreicos nomas!!) y lo demás con tu agudeza. I love you!!!

  10. Pame dice:

    Muchas Felicitaciones Pame!!!! No dejes de escribir y tienes toda la razón, las guaguas recién nacidas son feitas .
    Saludos desde el Sur

  11. Paula dice:

    Que Emoción amiga mía….son tan lindas tus palabras….y efectivamente Raí cayó en las mejores manos y en el mejor ambiente….
    Mirarlo a los ojos es sentir que no todo es tan malo….

  12. Cecilia dice:

    JAjajajajja ayyyy que me has hecho reír, muy bueno lo que escribes y es la vida real cotidiana, felicidades a tu bebe por su cumple!!!

  13. yomisma dice:

    Felicidades, me encanta como eres. bendicones para tu familia 🙂

  14. La Pelu dice:

    =) que linda eres!!! felicidades a Rai, atrasado! =D

  15. zeta dice:

    tengo la teoría de que esas weàs de cesàreas hacen que se corte la leche, las hormonas no se ponen a trabajar y se corta la leche…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s