Basta

el

¿En qué momento la aceptación a los homosexuales se transformó en una especie de mérito?

Es grave, casi tanto como quienes se declaran homofóbicos, aquellos que dicen que son tolerantes con los gays, pero que ojalá los mandaran a todos a una isla lejana. Tamaña imbecilidad se la he oído a tanto weón que sí merece irse a otro planeta.

Nunca “tuve” que aceptarlos, siempre se me dio como algo natural el que dos personas del mismo sexo se amaran. Nadie me “introdujo” en el mundo gay, porque es mi mismo mundo. Y por cierto mi hijo será criado de la misma manera en que me criaron a mí, sin discriminar a nadie, porque como dice una canción, “lo único que no tolero es la intolerancia”

Que idiotez más grande pensar que son una especie distinta a la humana, o que son enfermos.

Los gays no son en absoluto personas “especiales”. Hay gays tan idiotas como lo son muchos heterosexuales y gays maravillosos y talentosos como cualquier otra persona que no sea homosexual.

¿De verdad en este siglo hacemos una línea divisoria según el órgano sexual que nos guste?

Les cuento que tengo muchos amigos y entre ellos, hay varios gays. Pero quiero hablar particularmente de unos amigos gays que formaron un grupo de WhatsApp en el cual me incluyeron como única mujer y heterosexual. Se llama “las Sicarias de la Pichula”. Así de fuerte. Y es el único grupo que no tengo silenciado fíjense. Porque más allá de recibir penes varios todo el día, grabaciones de todos jugando a hablar como centroamericanas, como cuicas, como prostitutas, recibo palabras de aliento, apoyo, cariño sincero. Porque Sebastián me dice siempre que me extraña, porque Carlos me hace reír con sus tonteras y me alegra el día, porque Ariel me recuerda mis talentos, Felipe me alienta a creer en mí y Dave me piropea siempre.

corazonNo hay nada que “tolerar”, y eso es lo que deberíamos entender. No los quiero por gays, los quiero porque son mis amigos .Ellos no eligieron ser gays, no es una opción sexual. Imagínense que uno va a andar eligiendo que lo discriminen en el trabajo, en la familia, en las religiones. ¿Cómo va uno a optar a andar con miedo por las calles?

Les contaré también que el padrino de mi hijo es homosexual y con mi marido lo elegimos porque antes de ser gay, es nuestro amigo, es un tipo maravilloso, sensible y que ama mi hijo, y mi hijo lo ama a él. Y si tengo otro hijo, tengo lista a la madrina, no porque sea lesbiana, sino porque me ha ayudado incondicionalmente desde que la conozco, así que Marcela, la petición está hecha.

Lo ocurrido en Orlando no es más que una demostración fáctica de lo que muchos sienten. Es la materialización del odio, de la rabia por lo “diferente”, de la ignorancia imperante en un mundo que ha sido capaz de inventar internet, pero que no ha podido entender que todos somos iguales en libertad y derechos.

¿Hasta cuándo usan el nombre de un supuesto ser divino para matar a un grupo de gente que solo quería bailar, amar, vivir?

¡Basta!

Anuncios

12 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Hola Pame, toda la razón, aunque creo que lo de Orlando no es tan así, hay mucho escondido bajo la alfombra, a veces atacar a ciertos grupos es algo que se usa como cortina de humo para otro tipo de maniobras más complejas, políticas y estratégicas. Escribe más seguido, es muy bueno tu blog! Sl2, Romina.

  2. panchocerda dice:

    No puedo sentirme lejano al tema y comparto cada una de tus palabras. El tema de fondo acá está en el afán de sentirse superior al otro, de demostrar que eres mejor, es decir, de ser “matón”.
    El matonaje existe TODOS LOS DÍAS y en TODAS PARTES. Un ejemplo básico es la competencia que existe en los colegios (o el placer de los padres al contar que sus hijos son los mejores del curso, dejando claro con esto que hay otros “peores”). La competencia en la pega, la necesidad de opacas al colega para lucirse uno mismo, etc. Podría seguir con ejemplos.

    Mientras no se críe a todos los niños en base a que lo mejor es ser felices y que no hay personas mejores o peores ni categorías de razas, clases sociales, gustos o cualquier cosa.

    Si todos educaran con la idea de ser felices, buscaríamos esa felicidad y nos importaría un comino lo q haga el del lado o el de más allá por buscar la suya… todos seríamos diferentes y tolerantes.

    Nadie es mejor que otro, fin del cuento.

  3. Magdalena dice:

    Pame, si buscarlo la vida me acerco a este mundo gay y pienso lo mismo que tu, son exactamente igual a cualquier otro, grandes personas y algunos no tanto, pero en porcentaje los que heterogénes tan la raja que nos creemos, “los normales” cuando no somos tan buenos somos realmente crueles, arribistas y discriminadores, el secreto siento que esta en la educación que podemos darle a las nuevas generaciones, los que somos padres y madres especialmente de niños y niñas pequeñas somos los que tenemos esta responsabilidad. Que buen escrito te felicito, un último comentario mi hija también su padrino es gay y se aman profundamente porque no sólo es su padrino también su tío y mi hermano.

  4. Tricia Contreras dice:

    Creo que has tocado el tema que siempre discuto con los demás… Por qué tenemos que “aceptar” a los homosexuales? Nos creemos tan superiores que debemos darle cabida en “nuestro” mundo? O sea partamos de la. Premisa que la única condición por la cual nos podemos. Distinguir es por el hecho de que somos humanos… Lo demás son diferencias similares a que algunos les gusta la Pepsi y a otros la cocacola… Que le vamos a hacer. Y el sexo… Pucha… Cada quien sabrá que hace en la. Cama noma.
    Otra cosa que me llama la atención es que también tocaste otro tema que siempre discuto… Quien cresta va a “elegir” ser discriminado de por vida y a vivir con miedo de mostrar a quien ama abiertamente?
    Pero claro… Siempre es mejor tirar pal lado del odio…
    MI táctica criar en el amor y no discriminación… Yo pienso que todos somos ciudadanos de este mundo.
    Saludos !

  5. Bien, Pame! es exactamente como pienso yo… Hace un par de días surgió la conversación de “oh, hay tanto gay talentoso y genial” y yo dije, bueno, hay gente talentosa y genial, y un 10 o 20% de ellas son homosexuales, creo… y de ahí nos fuimos a cantantes y pintores y demases.. y la cosa era, claro, equis porcentaje son gays y el resto no, y filo… no es nuestro mundo y, oh, que amables somos en incluirlos, por la cresta! es un único mundo, de todos, y a algunos les gusta la tula y a otros no. Y eso es privado. Y uno quiere gente, que son buena onda y apoyadores y buenos amigos y confiables. Quien nos da el derecho de decidir? basta, es verdad… basta!

  6. Mai dice:

    No podría estar más de acuerdo con tus palabras. Realmente no me entra en la cabeza como piensan algunas personas, realmente que no!

  7. Nemfer dice:

    Comparto lo que dices aquí y me cargan las etiquetas y los prejuicios que las acompañan, nadie anda por la vida diciendo que es hetero, desde cuándo nuestros gustos nos definen como personas? Si homosexuales siempre han existido

  8. Yasmín dice:

    Esta vez NO… No se trata de ser gay lo de Orlando, ya que el asesino era un gay reprimido y con culpa de serlo. No asesino por Dios o por homofóbico, lo hizo por no aceptarse….hay que reconocer que esta vez, la responsabilidad fue de otro gay…los héteros ya no tienen nada que ver, ni se pescan estos temas pasados de moda.

  9. Terriblemente cierto. Que importa lo que a cada uno le guste? Mejor fijarse en la calidad de la persona, el resto es de cada uno. Y como mi papá dice “todas las mujeres deberían tener un amigo gay” por que pucha son buenos.

  10. Sandra dice:

    Toda mi infancia en el campo, fines de los 70 y 80. Frente a mi casa vivia Lucho Gatica, el “mariconcito del pueblo”. Hacia la permanente y tejia maravilloso, criaba a un niñito que una bailarina le habia “regalado” en un burdel cuando fue artista. Mis padres lo respetaban y reiamos con él, nunca escuché un comentario negativo de su parte (y mis viejos son gente de campo y sin mucho estudio pero de corazón grande). Lucho me cuidó una tarde que me quedé sola en casa y me dio miedo, con él armamos un arbolito de Pascua para su hijo, fue siempre super amable.
    Hoy tiene màs de 70 años, està viejo pero sigue coqueto. Doña Maiga su madre tenia alrededor de 10 hijos, viejita y enferma todos desaparecieron y fue Lucho quien la acogió y le cerró los ojos al final. Gracias padres por haber podido compartir desde siempre con este SER HUMANO tan querido.

  11. Pame, si existieras más heterosexuales como tu, el mundo sería un mejor lugar, con menos hipócritas poniéndole muros ala igualdad. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s