2016

Sospeché desde principios de 2016, que sería un año durísimo. Aún recuerdo ese 8 de enero en que me desperté y mi marido me dijo: “Pame, se murió Bowie”. Aún sin levantarme de la cama volví a cerrar los ojos y pensé: “Ojalá el Nacho se haya equivocado y haya leído “Murió David B.” y…