El colegio para mi hijo

Me creí la muerte porque logré pasar por alto el “casting” de jardines infantiles, y triunfé. Pregunté por un jardín bueno, cercano a mi casa. Tres de cuatro personas me dieron el dato y ahí fui a matricularlo. Una buena experiencia, parvularias amorosas y un hijo feliz y que ha aprendido mucho. No fue igual…